Tercer día de triduo. Dedicado a los nuevos hermanos, ¡sed bienvenidos!.

  Noticias
Tercer día de triduo
 
 
Hoy finalizan los cultos en honor a Nuestros Sagrados Titulares, Cristo Yacente y Nuestra Señora de la Soledad, y en este tercer día de triduo nuestras oraciones estarán dedicadas a los nuevos hermanos que hoy entran a ser parte de esta gran familia.
Aunque hoy, por las circunstancias en las que nos encontramos, no puedan portar nuestra medalla pueden estar seguros de que el Señor y su Bendita Madre velan por todos ellos y sabed que esta es vuestra casa, la casa de todos. Desde ya solo deciros que os sintáis partícipes de la misma, que toméis parte en los actos que se llevan a cabo a lo largo del año, que viváis plenamente nuestra vida de Hermandad y que os sintáis orgullosos de ser hermanos de la  Real Hermandad del Santo Entierro.
Os animamos a que compartáis con nosotros los valores e ideales cristianos, que rindáis culto a nuestros amantísimos titulares y que defendáis unos valores cristianos que cada vez se echan más en falta en nuestra sociedad.
A los más pequeños, que vuestros padres y familiares os enseñen el camino y el amor a Nuestros Titulares, el hacer siempre el bien y el llevar un camino recto en vuestras vidas y de amor a Dios, a su Bendita Madre y a todo lo que nos rodea.
 
 Sed bienvenidos!
 
 
 

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Juan (10,31-42):

EN aquel tiempo, los judíos agarraron piedras para apedrear a Jesús.
Elles replicó:
«Os he hecho ver muchas obras buenas por encargo de mi Padre: ¿por cuál de ellas me apedreáis?».
Los judíos le contestaron:
«No te apedreamos por una obra buena, sino por una blasfemia: porque tú, siendo un hombre, te haces Dios».
Jesús les replicó:
«¿No está escrito en vuestra ley: “Yo os digo: sois dioses”? Si la Escritura llama dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios, y no puede fallar la Escritura, a quien el Padre consagró y envió al mundo, ¿decís vosotros: “¡Blasfemas!” Porque he dicho: “Soy Hijo de Dios”? Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis, pero si las hago, aunque no me creáis a mí, creed a las obras, para que comprendáis y sepáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre».
Intentaron de nuevo detenerlo, pero se les escabulló de las manos. Se marchó de nuevo al otro lado del Jordán, al lugar donde antes había bautizado Juan, y se quedó allí.
Muchos acudieron a él y decían:
«Juan no hizo ningún signo; pero todo lo que Juan dijo de este era verdad».
Y muchos creyeron en él allí.

Palabra del Señor

 
 
Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.
 
Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilato
fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos,
subió a los cielos
y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
 
Creo en el Espíritu Santo,
la santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y la vida eterna.
Amén.
 
Cristo Yacente, ruega por nosotros.
Nuestra Señora de la soledad, ruega por nosotros.
Noticias relacionadas

Escribe un comentario