Historia de la Hermandad

Nuestra Hermandad data del año 1.574 según crónicas y documentos oficiales, siendo así la más antigua de Ronda.

En sus constituciones se refleja fielmente el significado y vida espiritual de sus cofrades; según las reglas se ordenaba que ningún hermano pudiera jurar en nombre de Dios y de su Santísima Madre, bajo pena de libras de cera o expulsión si el juramento se hacía por segunda vez.

Desde su fundación los hermanos pagaban unas cuotas , que eran destinadas a las luminarias de la Iglesia el Jueves y Viernes Santo; también era preceptivo del Hermano Mayor determinar, con el permiso del Padre Provincial, nombrar comisiones y por turno riguroso a efectuar petición de limosnas para enterramientos y oficios religiosos a cualquier hermano fallecido. Aún hoy, nuestra hermandad, al aproximarse la Semana Santa, sale a las calles de Ronda (Lunes Santo) a pedir limosna para costear el entierro de Cristo. Y lo hacen de una manera muy singular, pues los hermanos pedidores llaman la atención de los vecinos tocando unas campanas al mismo tiempo que a grandes voces dicen: ” Santo Entierro de Cristo“., en sus manos llevan un pañuelo negro atado desde los extremos por un nudo y en el que van depositando las limosnas que las gentes les van dando.

Al comienzo de la andadura de la hermandad, procesionaban varios tronos, el Santo Sepulcro, la Vera Cruz, Ntra. Sra. de la Soledad, San Juan Evangelista y María Magdalena. En el año 1.712 se fusiona con la Hermandad de Cristo Resucitado, que tenía su sede canónica en el antiguo Convento de San Francisco, hoy, Colegio Fernando de los Ríos.

Podemos destacar que la urna que contenía el cuerpo de nuestro titular, era de gran mérito y valor artístico.

La Sra. Duquesa de Parcent, fue la gran benefactora de la hermandad enriqueciendo dicha urna que portaba el Divino Cuerpo , con maderas nobles y plata, pero en lo tristes sucesos del año 36, todo este patrimonio, fue pasto de las llamas.

De aquella gloriosa época solo se conserva el estandarte del Señor con una pintura al óleo de la antigua urna y bordado en oro sobre terciopelo negro.

Una vez pasada dicha guerra y por aportación laboral de los presos de la prisión de Ronda, se construye un nuevo trono y urna, y se decide en una reunión en la Iglesia del Espíritu Santo, reorganizar de nuevo la Hermandad. Este trono sólo se procesionó un año. Al año siguiente, Don Antonio Santamaría, por aquel entonces, Párroco del Espíritu Santo, decide convocar un concurso, para la construcción de la urna y trono, siendo ganado por la vecina del barrio de San Francisco, Doña Isabel Palacios que también fue la autora del diseño anterior del trono de la Virgen.

Actualmente el trono que porta a Ntra. Sra. de la Soledad, San Juan Evangelista y María Magdalena fue realizado en los talleres malagueños de Cristobal Martos.

Nuestra Hermandad hace su estación de penitencia el Viernes Santo y el Domingo de Resurrección, saliendo desde el popular Barrio de San Francisco entre el respeto de sus vecinos, llegando hasta el mismo corazón de Ronda.

En los años setenta la mujer ocupó un papel destacado en la procesión del Cristo Resucitado y Ntra. Sra. de Loreto, convirtiéndose en la primera Hermandad en la que la Virgen era llevada a hombros por 62 horquilleras. La Virgen de Loreto, también de la Alegría. Su mecida incansable con desbordante entusiasmo por estas horquilleras durante el recorrido. “Loreto, guapa, guapa y guapa”, proclamaban sus horquilleras.

A día de hoy, el desfile procesional el Domingo de Resurrección ha sufrido considerables cambios. Se elimina la figura del horquillero (portador) pasando a disponer de pasos de costaleros. Como antaño, Cristo Resucitado es portado por jóvenes e ilusionados costaleros e igualemente, Ntra. Sra. de Loreto es llevada magníficamente por costaleras en su totalidad.

En el año 2017, se recupera la costumbre de utilizar túnica de color blanco y capirote de color azul, con un escapulario en el pecho con la cruz de Jerusalén en un lado y el símbolo de la Resurrección en otro.

Hasta hace unos años, los tronos se montaban y salían desde el atrio de la Iglesia de la Virgen de Gracia, frente a la Alameda del Barrio, debido a que por su gran tamaño no podían pasar por la puerta de la Iglesia del Espíritu Santo. Actualmente, los tronos del Cristo yacente y Ntra. Sra. de la Soledad, salen a procesionar desde la Casa de Hermandad y los pasos de Cristo Resucitado y Ntra. Sra. del Loreto, desde la Iglesía del Espíritu Santo.

El desfile procesional del Santo Entierro, congrega a representaciones del Ayuntamiento, del clero, de cuerpos de seguridad y de otras Hermandades, ya que es la procesión oficial de la ciudad de Ronda.